Saltar al contenido

Feliz día del libro infantil

Feliz día del libro infantil | Fomentar la lectura | Pasa la risa

Celebramos el día internacional del libro infantil con unas entrevista a una persona especial que trabaja con niños. Hablemos del día del libro infantil.

El 2 de abril se celebra el Día del Libro Infantil,  un día muy especial para recordar la importancia de seguir trabajando para que los más pequeños sean grandes lectores, fomentar la lectura y, porque no, hacer un gran regalo en forma de libro.

Conoce la organización internacional del libro juvenil o IBBY y descubre cómo fomentar la lectura.

Fomentar la lectura en el día del libro infantil

No podíamos dejar pasar esta fecha de largo, para poder hacer hincapié en la importancia de fomentar la lectura entre los más jóvenes y desde muy pequeños. Este trabajo lo realizan en muchas ocasiones los primero profesionales de la educación que tratan con los peques.

Estos profesionales son los educadores infantiles. Elementos indispensables de la vida de tu peque en sus primeras etapas, son el motor del día del libro infantil, siendo las que más consumen este recurso en los aulas. Y su trabajo no es cosa fácil.

Su día a día está marcado por una ardua tarea para crear un hambre voraz por leer. Para ello, toma consejitos:

Dedicar tiempo a los niños

Dedica 30 minutos para acompañar a tus peques con la lectura (leer con ellos, escúchales, juega a contar historias). Es fundamental este tiempo de lectura para que los peques vayan adquiriendo un buen hábito.

Feliz día del libro infantil | Fomentar la lectura | Pasa la risa

Conocer sus gustos

Al igual que no a todos los niños les gusta jugar a los mismos juegos o ver los mismos dibujos, tampoco tienen porqué gustarles los mismos libros. Busca las temáticas que mejor encajen con tu peque y descubrirás lo sencillo que es fomentar la lectura.

Conocer los libros adecuados para su edad

Es bueno pedir consejo a especialistas (libreros, bibliotecarios, profesores…) a la hora de adquirir un nuevo libro, en especial si es para un enano. Cada libro está recomendado para una determinada edad, por lo que elegir un libro fuera de la edad recomendada puede ser perjudicial, sea por hacerle sentir que es demasiado difícil o bien por la facilidad de entender o leer para él.

Feliz día del libro infantil | Fomentar la lectura | Pasa la risa

Proponer lecturas diferentes para su elección

Una vez que sabemos los gustos de los peques y que tenemos una lista de posibles libros en función de su edad, es hora de hacerles nuestra recomendación y proponerles una serie de libros para que ellos elijan libremente qué es lo que quieren leer. Así se sentirán importantes en todo el proceso lector y se sentirán más implicados con el libro en cuestión.

Fomentar la lectura como un juego

Hay que conseguir que los niños vean la lectura como un juego más. Lo ideal es programar una serie de actividades alrededor del libro y de su historia con el fin de que descubran su parte lúdica.

Añade un entorno tranquilo, pon a prueba tus destrezas como orador haciendo un cuentacuentos interactivo o disfruta siendo tu el niño al que le cuentan los cuentos… Todo vale si conseguimos crear una pasión por la lectura

Espacios de lectura en casa y rutinas diarias

Crear un espacio en la casa donde poder únicamente leer ayudará a los peques a ver la normalidad de la lectura en sus vidas y pasará a formar parte de ellas.

Puedes además marcar unas rutinas diarias para crear el hábito lector en los peques. Por ejemplo, leer cuando vuelve del colegio, leer antes de cenar o leer antes de irse a dormir.

Estimular, no imponer

La estimulación de la lectura y con ello el fomento de la misma, es fundamental para vean y sientan la importancia que tiene ésta en sus vidas. Este estimulo excesivo tiene el riesgo de ser demasiado y causar el caso contrario, acabando en una percepción para el niño de imposición.

En esos días la rutina de lectura se puede romper sin ningún problema. El objetivo es que no se sientan presionados por la lectura.

Excursiones a la biblioteca o a librerías

Una de las más divertidas actividades del día del libro infantil es descubrir en el fondo de un estante o bajo una pila de libros descartados una obra maestra de la literatura infantil.

Realizar excursiones a los espacios que dan hogar a los libro, como bibliotecas o librerías, puede convertir estos espacios en nuevos lugares para la lectura en sus vidas.

Feliz día del libro infantil | Fomentar la lectura | Pasa la risa

El intercambiar de libros

Demos un espacio a los puestos físicos de intercambio de libros donde el día del libro infantil adquiere un nuevo plano. Libros en la calle, lugares de intercambio de libros o intercambio de libros entre niños se convierten en nuevas oportunidades para descubrir el mundo de la lectura.

La importancia de dar ejemplo

Los niños como esponjas que son, son entes que actúan por imitación. Este aspecto hace que sea muy sencillo fomentar la lectura si eres una parte activa e implicada. Puedes aprovechar el día del libro infantil como excusa para conseguir que sea el día de la lectura en casa.

Porqué fomentar la lectura en educación infantil

Nos hemos puesto manos a la obra para charlar con una experta en el tema: Raquel Núñez Alonso, profesora de Educación Primaria, técnico en educación infantil y gran defensora de la animación a la lectura como medio para fomentar el desarrollo lectoescritor.

  • ¿Cuándo y por qué decidiste dedicarte a la educación? ¿Qué es lo que más te gusta de ser docente?

El porqué te lo digo, el cuándo no lo sé. Yo creo que nací para ser maestra. No hay un momento concreto. Siempre he sabido que quería ser profesora. Viene en mi ADN.

Cuando era pequeña, me gustaba hacer ejercicios, escribir en la pizarra… Pero ahora pienso que lo mejor es ver cómo una persona aprende. No hay nada más bonito. Llegan a ti de un modo, pensando que no pueden, que no van a saber hacerlo y, gracias a ti, las personas cambian, avanzan. No hay ilusión más grande. Yo siempre he dicho que lo que más me gustaría en el mundo es que, cuando cumpla 60 o 70 años, alguien me pare por la calle y me diga: “Tú me enseñaste a hacer esto o aquello, muchas gracias”.

  • ¿Cómo fueron tus comienzos en esta profesión?

Muy informales, enseñando a mi hermana a leer. Yo tenía 7 años y ella 3 [risas]. Nadie se creía que lo había conseguido y, para demostrarlo, se puso a leer una revista. La pobre ha tenido que sufrirme, lo ha aprendido todo 4 años antes. Después seguí con mis primos pequeños. Recuerdo que les puntuaba con un sistema propio de “huevos, pollitos y gallinas” y mi primo se negaba a que le pusiese “pollitos”. Luego, ya realmente a nivel profesional, empecé estudiando Educación Infantil y dando clases particulares. A partir de ahí, mi profesión evolucionó hacia la Educación Primaria y con ello al estudio de las dificultades de aprendizaje y al desarrollo de las destrezas básicas.

  • ¿Cómo te describirías como profesora?

Yo he abogado siempre por la Escuela Nueva. Soy fan de Montessori, Decroly… , porque desarrollaron un tipo de metodología en el que los niños se separaron del lápiz y el papel y aprendieron de una manera distinta a lo que se estaba haciendo en la escuela tradicional, de una forma más activa, más innovadora. Esto ha supuesto la base del método que yo empleo hoy en día.

  • ¿En qué se concreta ese método del que hablas?

En utilizar las bases que acabo de comentar y añadir un componente lúdico y dinámico para cada aprendizaje, sin que se haga pesado, que sea más grato, más ameno. E igualmente sirve tanto para niños como para adultos. Puedes explicar las cosas o puedes añadirles un valor, con juegos, concursos… Esto parece más informal, pero te lleva a cumplir el objetivo con más motivación y mejor actitud del alumno.

  • ¿Cómo fomentar la lectura en esa forma de trabajar?

Yo considero que es una forma de que los niños se enganchen bien a algo que les cuesta mucho. No solo para aprender a leer, sino también a escribir.

  • ¿Cuál fue el primer libro infantil que leíste y qué edad tenías?

¡Ay, es que no me acuerdo! Creo que me gusta más la literatura infantil ahora de adulta: leo y compro libros, e incluso escribo algún cuentecillo cuando quiero conseguir algún objetivo con los alumnos y no encuentro ningún libro que se ajuste a los requisitos que persigo. Sin embargo, una anécdota que recuerdo es que dos personas distintas me regalaron el mismo libro, la primera vez con unos 9 años y la segunda 2 o 3 años después. Era un libro de Barco de Vapor: “La princesa de los elfos”. Me gustó mucho en ambos casos; aunque confieso que lo entendí mejor la segunda.  

  • ¿Notas en las aulas que los niños leen menos que antes?

Por mucho que cambien los tiempos un niño sigue siendo un niño, yo no tenía consolas antes y tampoco me gustaba leer. Es una cuestión de generar un hábito lector y que no vean la lectura como una obligación o una imposición.

  • ¿Cuáles son los últimos libros infantiles que has utilizado en tus clases?

Pecando de falta de originalidad, en infantil, “El pollo Pepe”. En Primaria: “La gran fábrica de las palabras” y “La selva azul”.

  • ¿Algún truco para que los padres consigan que sus hijos disfruten leyendo?

Fomentar la lectura solo se consigue leyendo con ellos. Comprar el libro con ellos, consensuándolo, y buscar un momento para leerlo juntos (generando una rutina). Al principio disfrutarán de compartir el tiempo con sus padres y, poco a poco, el libro adquirirá importancia.

  • Para terminar, ¿te atreves a contarnos un microcuento, de 140 caracteres, que quepa en un tweet?

Un cuento de nunca acabar y bastante conocido: “Este era un gato con las orejas de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?”

Esperamos con este pequeño festival del día del libro, se abra en vuestras vidas un hueco para descubrir aventuras y trasladar esta afición a vuestros peques.

¿Busca un servicios de Cuenta cuentos de Pasa la risa?

Clown como forma de vida | Pasa la risa

¡No te pierdas estos consejos!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

1 comentario en «Feliz día del libro infantil»

  1. Siempre me gustaron esos libros en los que tu como lector decidías que iba a pasar a continuación. No se exactamente como se llaman, pero recuerdo la sensación de perderme entre sus hojas y como me apasionaba elegir si quería que el monstruo se fuera a su cueva (pagina 25) o si por el contrario quería que atacase a las ovejas (a la 50).
    Pensándolo a día de hoy, es una buena forma de adquirir el sentido de toma de decisiones desde pequeña.
    Cuantas cosas ocultas hay en unas simples páginas.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *